Violencias basadas en género contra las mujeres en las relaciones de pareja, expareja y otras relaciones

La problemática

Las violencias basadas en género contra las mujeres presentan diferentes modalidades y se desarrollan en diversos ámbitos de su vida. La Alianza hace especial  referencia a la violencia ejercida por la pareja, expareja u otros tipos de relaciones, cuyas víctimas son mujeres. Se asume la definición de la Organización Panamericana de la Salud (2003) donde establece que:

La violencia en la pareja se refiere a cualquier comportamiento dentro de una relación íntima que causa daño físico, psíquico o sexual a los miembros de la relación. Este comportamiento incluye:

  • Agresiones físicas: por ejemplo, abofetear, golpear con los puños, patear.
  • Maltrato psíquico: por ejemplo, mediante intimidación, denigración y humillación constantes.
  • Relaciones sexuales forzadas y otras formas de coacción sexual.
  • Diversos comportamientos dominantes: por ejemplo, aislar a una persona de su familia y amigos, vigilar sus movimientos y restringir su acceso a la información o asistencia.

El artículo 2 de la Convención Belém do Pará, aprobada por Colombia mediante la Ley 248 de 1995, determina que:

Se entenderá que violencia contra la mujer incluye la violencia física, sexual y psicológica:

  1. que tenga lugar dentro de la familia o unidad doméstica o en cualquier otra relación interpersonal, ya sea que el agresor comparta o haya compartido el mismo domicilio que la mujer, y que comprende, entre otros, violación, maltrato y abuso sexual;
  2. que tenga lugar en la comunidad y sea perpetrada por cualquier persona y que comprende, entre otros, violación, abuso sexual, tortura, trata de personas, prostitución forzada, secuestro y acoso sexual en el lugar de trabajo, así como en instituciones educativas, establecimientos de salud o cualquier otro lugar, y
  3. que sea perpetrada o tolerada por el Estado o sus agentes, donde quiera que ocurra.

En este sentido, la Ley 1257 de 2008 define en su artículo 2, lo que debe entenderse por violencia contra la mujer, como

Cualquier acción u omisión, que le cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual, psicológico, económico o patrimonial por su condición de mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, bien sea que se presente en el ámbito público o en el privado.

A su vez, en el artículo 3 se determina que este tipo de violencias pueden causar daño psicológico, físico, sexual y patrimonial. Entre las condiciones que propician estas violencias en la ciudad en el siglo XXI se destacan la inequidad de género en el contexto cultural, la dominación política en el contexto político y la división sexual del trabajo en el contexto económico (Ariza Sosa, 2012).

Al concebir como determinante el género en este tipo de violencias. Significa que se producen por el hecho de ser mujer y estarán clasificadas en aquellas denominadas violencias basadas en género (Saldarriaga, D. y Álvarez, N., 2017) consideran que estas violencias obedecen a construcciones sociales y culturales que soportan los roles y estereotipos que fundamentan los diferentes sistemas de poder. Generalmente presentan las siguientes características:

 

  • Responden a patrones determinados de poder.
  • Soportan sistemas estructurantes y hegemónicos.
  • Tienen fundamento histórico.
  • Son relacionales.
  • Nombrarlas permiten visibilizar políticamente la problemática.
  • Se ejerce en todos los ámbitos.

CONCEPTO DE LA VIOLENCIA DE PAREJA

VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES / REFERENTE TEÓRICO Y CONCEPTUAL