Los agresores de la mayoría de casos de violencia sexual pertenecen a entornos cercanos de las mujeres

por | 07/05/2021 | 0 Comentarios

Para nuestra segunda #ClínicaJurídicaFeminista del año, nos convoca el análisis de un caso de violencia sexual contra una mujer joven por parte de un hombre cercano a su entorno de confianza y el cual fue denunciado con un año de posterioridad a la ocurrencia de los hechos. #EnColectiva acompañamos jurídicamente este caso con el apoyo de Avocats sans frontières Canada. 

En esta ocasión, analizamos el debate sobre la ausencia de consentimiento como factor esencial del tipo penal en el proceso investigado.

Para ello, contamos con la participación de 29 personas conectadas a la sesión, entre abogadas-os litigantes, expertas-os en derecho penal, psicólogas-os; representantes de mujeres víctimas y violencias sexuales; representantes de la rama judicial y fiscalía; perita experta en la materia; docentes, investigadoras-es y estudiantes de derecho de la Alianza con las Mujeres , SanAcción: Acompañamiento psicosocial con enfoque de género Avocats sans frontières Canada , Género Y Derecho UDEA , Programa de Derechos Humanos USAID/Colombia , La mala madre , Defensoría Del Pueblo , Fiscalía General de la Nación Colombia. Bajo la metodología de trabajo interdisciplinario de nuestras clínicas jurídicas feministas, buscamos articular esfuerzos para construir alternativas jurídicas con enfoque de género.

Conversamos sobre la eficacia de las normas en materia de violencia sexual y la insuficiente efectividad del sistema de justicia, entre otras cosas por la complejidad de la comprensión plena del lugar del consentimiento en la víctima y la disponibilidad del bien jurídico, respecto a lo cual compartimos algunos datos de contexto en relación al tema: El Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses (INMLCF), reconoce que la violencia sexual tiene diferentes expresiones y que, a su vez, puede haber violencia sexual cuando la persona no pueda dar su consentimiento, por ejemplo, cuando está ebria, bajos efectos de estupefacientes, dormida, inconsciente o mentalmente incapacitada.

Los datos presentados por el INMLCF en la publicación Forensis en el año 2019 revelan que, durante ese año en Antioquia se realizaron 350 exámenes médico legales por denuncias de violencia sexual interpuestas por mujeres mayores de 18 años. Los exámenes a víctimas menores de 18 años fueron 2005. De esas 350 víctimas de violencia sexual en Antioquia, 143 fueron agredidas en Medellín. En orden descendente siguen Bello con 17 e Itagüí con 16 mujeres víctimas.  La cifra a nivel nacional es de 26.158 casos, 22.523 de ellos contra mujeres. Esta realidad reafirma que la violencia sexual contra las mujeres es un problema de salud pública en Colombia y en el mundo, ya que atenta contra los derechos humanos, sexuales y reproductivos, la dignidad humana, la integridad física y psicológica, entre otros aspectos de la libertad y formación sexual de las mujeres, niños, niñas y adolescentes.

La responsabilidad por el hecho, sigue marcando como tendencia que en el 41.36 % el agresor es un familiar. En 208 casos la mujer fue víctima de un compañero de estudio, 184 de ellas menores de 18 años y 24 mayores En 84 casos de un compañero de trabajo donde 11 son menos de 18 años y 73 mayores de edad. En estudios de años anteriores se identificó que: en la mayoría de los casos de violencias sexuales en los cuales las personas se encontraban bajo los efectos de alcohol y otras sustancias los agresores lo alegaron como un dato relevante, mientras que las mujeres prefirieron ocultarlo por temor a la culpabilización y represalias. (Observatorio Noctámbulos, 2018)

Bajo este contexto la modalidad de violencia sexual en contra de las mujeres por parte de agresores conocidos y cercanos, con los que las circunstancias de confianza favorecen la vulnerabilidad de las víctimas y pone en cuestión la veracidad de la denuncia en razón del debate sobre el consentimiento, son materia frecuente de consulta y defensa de los derechos humanos de las mujeres, partiendo del desconocimiento sobre estándares nacionales e internacionales sobre interpretación jurídica y judicial con enfoque de género en los que se debe tener en cuenta por ejemplo, las múltiples formas en las que no se configura el consentimiento en materia de delitos sexuales y la necesidad de fortalecer los fundamentos para la defensa de los intereses de las víctimas en el proceso penal. #JuntasHacemosJusticiaFeminista